VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Lunes 24 de Febrero de 2014

La soprano Pamela Flores y el tenor Patricio Saxton 
ensayan una de las escenas de La Traviata con un fondo verde que luego servirá para diseñar distintos objetos de manera holográfica.
Foto:PATRICIO SAXTON
 

Estará lista a fines de abril:

Un grupo de chilenos crea la primera ópera holográfica

Imágenes de cantantes líricos en 3D y efectos especiales que se proyectan sobre una pantalla de fibra de vidrio, son parte de esta nueva versión tecnológica de La Traviata.
Maite Pizarro Granada.

 Imágenes 3D de cantantes líricos que pueden crecer hasta transformarse en gigantes, sillones que desaparecen y árboles que cambian de color son algunas de las novedades de la primera ópera holográfica en Chile.

“La idea que se tiene de este género musical es que es caro, aburrido, de élite. Nosotros queremos que se cambie el concepto, que sea más fresco a través del gancho tecnológico”, dice Patricio Saxton, tenor nacional, quien además es director multimedia del proyecto. La representación estará a cargo de la división holográfica de la empresa Biznet y contará con la participación de la soprano Pamela Flores, el barítono Arturo Timenes y el mismo Saxton.

La iniciativa, que toma como base a La Traviata, es el resultado de cuatro años de trabajo que busca crear holografías de los cantantes y la escenografía.

Entre las tecnologías que logran la ilusión está la técnica del “video mapping”, con la que se proyectan figuras sobre superficies inanimadas, y se consigue movimiento en 3D. “Basta grabar una Traviata holográfica para después mostrarla en cualquier lugar y cambiar su tamaño. La soprano que grabamos, por ejemplo, mide cerca de 1,65 metros, pero si la llevamos al Teatro Municipal la podemos tener a dos, tres o cuatro metros, mientras que el resto del elenco mantiene su estatura normal”, dice Camilo Dosque, director informático.

Escaneo corporal

Otra de las técnicas programáticas es el “Chrome”, más conocido como el efecto de la pantalla verde, que permite quitar los fondos originales, reemplazarlos por otros y darles profundidad.

La soprano Pamela Flores cuenta que interpretar la obra con una sábana verde fue una de las cosas más complicadas a la hora de grabar: “Era muy difícil porque había que imaginarse todo, la mesa, la ventana. Había que estar con una gran concentración y una gran energía, pero fue muy bonito”.

Para lograr las imágenes 3D fue necesario escanear a los artistas y retocar los fondos con juegos de luz, color y movimiento. Así también se diseñó la lluvia, las explosiones, las flores y rayos que acompañan la ópera.

En cuanto a la orquesta, esta no es tocada por imágenes holográficas. Los músicos, a diferencia de los cantantes, simplemente no existen. La melodía está construida con bancos de sonidos de internet que combinó el ingeniero en sonido Rodrigo Arias. Violines, contrabajos y violonchelos fueron mezclados en un computador para imitar la interpretación que una orquesta hubiera hecho de la ópera de Giuseppe Verdi.

La última técnica es adaptación de una del renacimiento. Su nombre es “Pepper´s ghost” y se trata de un truco teatral que proyecta la luz de un objeto en un cristal pulido y hace que el reflejo parezca un fantasma. La versión del siglo XXI usa una lámina fina de plástico transparente para reflectar las grabaciones desde un proyector de alta gama con el que ya cuenta el equipo de La Traviata. “Es una técnica muy antigua, pero de la mano de la producción holográfica se obtiene una calidad visual increíble. Parece que los cantantes flotaran”, dice el director gráfico Marcial Poblete.

Actualmente, los técnicos tienen listas todas las grabaciones y trabajan en la posproducción. La obra estará lista para presentarse al público a finales de abril. Aunque han hablado con varios teatros de Santiago y regiones, aun no han cerrado ningún acuerdo.